Profil

Nelia Lasonya

Angaben zum Lebenslauf

El agaporni fischeri, asimismo conocido como inseparable fischeri o bien pájaro del amor, es una especie de ave de la familia de los papagayos y nativa de África, específicamente del suroeste. Su nombre, inseparables o bien lovebirds, lo reciben por los fuertes vínculos que establecen con su pareja, con la que pasan prácticamente todo el tiempo. Su nombre científico es Agapornis. Peculiaridades de los agapornis fischeri Los agapornis fischeri o bien inseparables fischeri son de tamaño pequeño (miden entre 13 y 16 cm de largo) y tienen el plumaje de colores vivos. Lo más frecuente es que tengan el cuerpo de color verde con la zona de la cabeza de tonalidades rojas y amarillas y el pico blanco o rojo. Asimismo podemos localizarlos con el cuerpo amarillo y con el pico de color rojizo o anaranjado. El pico de los agapornis fischeri es fuerte y encorvado. Sus patas son muy polivalentes puesto que no solamente les sirven para caminar sino asimismo las pueden emplear para coger objetos. Estos animales son sociables y les gusta viajar en conjunto. Asimismo pueden ser sociables y dóciles con los humanos si se les trata bien. Son de carácter sosegado pero, en especial las hembras, pueden mostrarse beligerantes y territoriales en época de reproducción o bien con la llegada de nuevos ejemplares. Los agapornis fischeri son conocidos por volverse inseparables cuando el macho y la hembra se conocen, puesto que les gusta tener un compañero para toda la vida. Este comportamiento puede empezar des de que son pequeños, sobre los seis meses. Una vez en pareja, los agapornis fischeri, continuarán juntos casi todo el tiempo, durmiendo y jugando juntos. También podemos verlos acicalándose el uno al otro e inclusive mostrándose atenciones de forma continua. Estas aves son diurnas y se pasan el día comiendo y tomando baños. Son, además de esto, pájaros que pían de forma intensa y constante. Su alimentación es herbívora y se basa en semillas y pipas, complementada con vegetales frescos. Si estás buscando un nombre para tu agapornis fischeri consulta nuestra lista de Nombres para agapornis Inseparable de Fischer El inseparable de Fischer (agapornis fischeri) es una raza de agapornis originaria del este de África y recibe su nombre por el explorador Gustav Fischer. El agapornis fischeri tiene la espalda, el pecho y las alas de color verde, pero el cuello es amarillo y conforme avanza hacia el rostro se vuelve de color naranja intenso. La parte más alta de la cabeza es de un tono oliva. Algunas plumas de la cola son azules. Este tipo de agapornis tiene la zona alrededor de los ojos, llamada anillo ocular, de color blanco y sin plumas. Su pico es de un rojo refulgente. Estos agapornis son rápidos voladores y emiten sonidos agudos y fuertes. La esperanza de vida del agapornis fischeri en cautividad es de entre quince y veinte años. Dónde comprar un agapornis Si estamos pensando en comprar un agapornis como mascota la primera cosa que vamos a deber hacer es meditar sobre si estamos preparados tanto mentalmente como materialmente para tener uno. Debemos tener en consideración que son animales que pueden llegar a vivir quince o veinte años y precisan de nuestra atención, por lo que será un compromiso en un largo plazo que, indudablemente, valdrá la pena. Una de las primeras cosas que vamos a deber pensar es en qué clase de agapornis buscamos y cuál es el más adecuado. ¿Qué géneros de agapornis podemos comprar? ¿Queremos un agapornis papillero o uno criado por sus padres? ¿Deseamos convertirnos en algún instante en criadores de agapornis o bien solo lo queremos como mascota? ¿Queremos un solo agapornis o bien una pareja? Todas y cada una esas preguntas es bueno que nos las contestemos para descubrir qué es lo que aguardamos de nuestro agapornis. Podemos adquirir nuestro agapornis en una tienda de animales especializada o bien en un criador. Es más aconsejable buscar a un criador en un caso así, pues estarán más especializados. Eso sí, deberemos elegir a un criador del que tengamos alguna experiencia e información y a poder ser alguien al que poder visitar y conocer sus aves. Si adquirimos nuestro agapornis de un buen criador nos aseguramos de que sea puro y que esté bien alimentado, algo de lo que dependerá que esté sano. Acudiendo a un criador podrás informarte sobre qué especie es y de qué línea viene (para asegurarte de que no lleve algún género de malformación genética). PAREJA DE AGAPORNIS Es completamente aconsejable adquirir la pareja en lugar de uno solo, puesto que estas aves son dependientes y en la naturaleza viven en parejas estables. De lo contrario, si tu agapornis se siente solo esto puede acarrear inconvenientes de comportamiento así como depresión. Comportamiento de los agapornis Los agapornis son aves dependientes y sociables y les chifla convivir con ejemplares de su misma especie, aparte de otros animales y personas. Se encariñan fácilmente si reciben buenos cuidados y atención. Estas aves son simpáticas y curiosas. Les gusta mucho volar y ejercitarse, algo que deberemos tomar en consideración si deseamos tener un agapornis. Los agapornis pueden aprender a reiterar sonidos y palabras si las oyen con cierta frecuencia. Cuando los agapornis se sienten contentos, lo vamos a saber por el hecho de que emiten sonidos alegres, se mueven con energía, juegan e incluso tienen voluntad de compartir su comida. Si observamos que nuestro agapornis se estira y ahueca las alas es señal de que está tranquilo y relajado. Al contrario, si observamos que nuestro agapornis tiene un comportamiento apático, sin apenas moverse, significará que se siente triste. Para saber si el agapornis está airado deberemos observar si chilla, mueve las alas con energía e intenta picotearnos. LIMPIEZA DE LA JAULA Es fundamental sostener la jaula de nuestro agapornis bien limpia para evitar la aparición de hongos y bacterias que pueden ser dañinas tanto para ellos como para nosotros. Por eso, semana a semana deberemos limpiar la jaula, sus barrotes, la bandeja y sus accesorios a fondo con agua y jabón para eliminar la suciedad y los restos orgánicos. Después, lo desinfectaremos todo con un desinfectante de veloz acción, sin olores fuertes y que sea de baja toxicidad para suprimir hongos y bacterias. Podemos emplear lejía diluida con agua templada. Nos aseguraremos de que no quedan rastros de desinfectante ya antes de secar. Podemos ayudarnos de la luz del sol para secar y terminar de desinfectar. Si no secamos bien la jaula pueden acabar apareciendo hongos.

Mi pequeño blog 1686